2.9.07

lo que yo quería

Hay que llevar mucho cuidado con lo que uno pide. Y lo pongo así, como advertencia, porque es curioso cómo fijamos al mundo con nuestras sentencias. Por ejemplo, si yo digo, a mí no me gustan los chícharos, me convierto en esta persona a la que nunca le gustarán los chícharos, porque lo dije y el otro día me dan a oler un jabón nice y me gusta su aroma pero resulta que es ¡de chícharos!
Osea, ¿no me debió de haber gustado? ¿o me gustan los chícharos?

La cosa es que vino de visita mi papá y quedamos de ir a comer. Me dice, pasas por mí y de aquí nos vamos al restorán.
Él estaba en san Nicolás y quería ir a comer a Montemorelos, y yo vivo en el Cerro de la Silla (ajúa). Osea, debía atravesar la ciudad de mty en hora pico (1hr), regresarme (1hr) e ir a Montemorelos (1hr). Yo no podía decir, no qué ovarios, ven tú, porque yo le he llamado algún sábado en la mañana y le he dicho, estoy en Querétaro, ven a verme. Y él, aunque vive en el DEFE ha ido a verme.

El caso es que quería comer con él, pero no quería manejar. ¿cómo hacerle?
Mi tío de san Nicolás lo convenció de que tomara un taxi y nos viéramos por acá (en el cerro de la sía). Mientras, en lo que llegaba, fui a comprarle un foco al carro (con todo e instalación, 13 pesos, favor de ir a refaccionarias ROLCAR en Ave. Eugenio Garza Sada) y al súper.
Llego a mi casa (mi papá habla que estoy llegando, pasa por mí a vips) y bajo en friega las bolsas del mandado, empieza a llover, me comienzo a mojar, se llena de agua la cajuela, se humedecen los 200 rollos de papel de baño que compré porque salen más baratos así, trato de abrir el paragüas, casi le saco un ojo al gato quien maúlla como desquiciado y me arranco un rizo que se atora en una de las patitas, y con la mano derecha intento cerrar la cajuela.
Fue como un pop.
Síp, un pop.
Pues pop, se me salió el brazo. Pop. Se me dislocó el hombro, la bolita del húmero cayó sobre mi clavícula, así nomás, pop, grité, eeek, tiré todo, cuas, y con la mano libre a la mel gibson en lethal weapon 1, me lo acomodé, pop.
El dolor como oleaje, subió bajó, pero no, porque cuando me lo reacomodé me dejó de doler, pero no me había dado cuenta cuánto me dolía. Era como náusea de dolor. Dolor de agarrar aire para que pueda doler más. Como dolor con doctorado.
Carajo, no pudo ser durante mis aventuras en la selva, en el mar, en la montaña, tenía que ser en mi cochera por cerrar una puerta. ¿así o más nena?
Traté de recoger todas las cosas, el celular, bless him, había explotado al caer y todas sus piececitas, bless them, estaban puestas en charcos, cada una de ellas. La bolsa del súper que quedó abajo era, por supuesto, la que traía todas las cosas de vidrio (yo barbie ecológica, prefiero vidrio a plástico… perdón, let me rephrase that, prefería vidrio a plástico). El viejito de heb, cuero él, había metido el pato purific junto con las verduras, al caer el pato purific derramose y ahora tengo una bolsa de basura totalmente inorgánica. Y el brazo me pulsaba.
Temblando, armo celular y suena,bipbip ¿dónde estás? Dice mi padre. Yo, ahí voy, ahorita te cuento. Pateo kunfu style las bolsas hacia la casa, agarro mi brazo pop con la otra mano, me subo al coche y me acuerdo, hermosa yo, que manejo un carro de cambios.
Entonces, con jaloneos, stalling, causando tránsito (se dice tránsito, no tráfico) y vuelito llegué hasta donde mi padre quien manejó el resto del camino.
Y pues genial, ¿no? Se cumplió mi deseo. No tuve que manejar.

Cosas en las que usamos el hombro, el braxo derecho o los dos braxos:
Derecha (a menos que uno sea zurdo, y no soy)
-lavarse los dientes
-limpiarse después de ir al baño
Hombro o dos braxos
-quitarse una blusa (no me he podido bañar)
-prender el boiler
-preparar una lasagna
Y por supuesto, -meter los cambios del carro.




yo, vista interior, hombro colocado.


Así que ya lo saben, niños y niñas, cuando no quieran hacer algo, sean específicos en su petición, que luego les pasa lo que a mí. De hecho, no me fue tan mal, porque una vez que algún novio que tuve (un tauro tarugo, probablemente) se la pasaba diciendo taradeces, y yo en la chamba pensaba, qué horror tener que regresar y seguir escuchándolo, ojalá no tuviera qué. Y se me reventó el oído.
Si ya lo decía buffy,
Be careful what you wish for... And whom you make wishes to.

fin.

3 comentarios:

zetabosio dijo...

Al menos ya puedes decir que fuiste Mel Gibson por un día.

Diego Cota dijo...

Si me preguntan a mi...es Karma por lo de la canadiense cieguita >)

DACS

Edythe dijo...

bua.
no tanto karma.

 
Creative Commons License
This obra by Edigator is licensed under a Creative Commons Atribución-No Derivadas 2.5 México License. Creative Commons License
This work by Edigator is licensed under a Creative Commons Atribución-No Derivadas 3.0 Estados Unidos License.